ikebana Sogetsu Chile

Ikebana

Ikebana: Arte del arreglo floral japonés.

Ikeru es arreglar, conservar vivo y Hana o bana: Flor.

Sogetsu: So: pasto, Get: luna, Su: agua.

El Ikebana Sogetsu, como el pasto, la luna y el agua está al alcance de todos.

 

Ikebana es el arte japonés de la composición floral. Arte porque expresa sentimiento a través de un simbolismo de líneas, espacio, luz y color; es mística que implica amor a la naturaleza; armonía – paz; y es técnica, pues requiere conocimientos y normas para realizar la composicón.

 

Un poeta japonés piensa que el arte de Ikebana “consiste en hacer de una brisna de hierba un buda dorado”.

 

La práctica de Ikebana conlleva una sensación de quietud, de olvido del mundo exterior, no hace mejores, nos permite valorar las cosas mínimas y obviar los pequeños problemas que nos atormentan

 

La Escuela Sogetsu de Ikebana cree que “toda pesona puede, con cualquier cosa y en cualquier lugar, hacer un arreglo floral”. Entrega un estilo de vida apreciado por muchos en todo el mundo. El cultor de Ikebana Sogetsu es estimulado por la Escuela a expresarse libremente según su propia y personal creatividad, aplicando imaginativamente y con naturalidad, las técnicas y conocimientos básicos del Ikebana.

 

Ikebana Sogetsu proporciona – si se respetan sus reglas y técnicas – la habillidad suficiente, dentro de un amplio margen de libertad, para expresar belleza en los arreglos florales mediante una equilibrada combinación de diversos elementos que pueden ser frescos o secos (como troncos, vainas y piedras). El margen es tan amplio que no sólo puede utilizarse en los arreglos lo que nos da la naturaleza, sino también elementos creados por el hombre en base a metales, cristales, plásticos, etc.

Las reglas y técnicas a que se han hecho referencia comprenden:

  1. Proporción de los elementos.
  2. Belleza de líneas.
  3. Espacio significativo
  4. Frescura, vigor y belleza de los materiales.
  5. Volúmenes proporcionados.
  6. Armonía de colores.
  7. Relación con el recipiente.
  8. Prolijidad y limpieza.

 

La escuela Sogetsu de Ikebana fue fundada en la ciudad de Tokyo, en el año 1925, por el Maestro Sofu Teshigahara. Es una escuela de vanguardia en el arte floral y desde su comienzo se separó de las escuelas de arreglos florales apegadas sólo a la tradición y métodos preestablecidos – herencia de tiempos antiguos – y comenzó su propio ritmo de estudios y enseñanza del Ikebana, manteniéndose en contacto con la evolución de la percepción artística. El maestro Sofu Teshigahara, en su época, revolucionó el arte del Ikebana y se transformó en símbolo del renacimiento después de la Segunda Guerra Mundial.

 

La sede central de la Escuela está en el Edificio Sogetsu Kaikan en Tokyo, que es un modelo de arquitectura moderna. Tiene la Escuela actualmente cuarenta y siete sucursales en Japón y varios cientos, incluyendo la filial chilena, en el resto del mundo. En cada una de ellas se ofrecen clases a principiantes y cursos de perfeccionamiento a Profesoras con títulos otorgados por la casa Matriz en Japón. Unas y otras tienen así la posibilidad de adquirir, dentro de un proceso gradual de estudios, una formación cada vez más integral que las hace merecedoras de títulos que acreditan el dominio que hayan alcanzado en el arte floral. Este sistema de enseñanza gradual se inspira en la concepción de que el conocimiento profundo de la flora (conocimiento botánico) tal como se presenta en las cuatro estaciones del año y el arte de utilizarla en arreglos florales, no se pueden adquirir en un breve lapso.